Adéntrate y descubre la historia y la cultura árabe e islámica.


sábado, 1 de diciembre de 2007

Las mujeres en el Islam

Antes de exponer la posición de la mujer en el Islam, es importante entender en qué condiciones se encontraba la mujer antes de la aparición del Islam. En la Arabia pre-islámica, así como en el resto del mundo, su condición era similar a la de los esclavos o subordinados sin derecho alguno. La mujer no poseía ningún derecho sobre la propiedad o la herencia. En asuntos domésticos carecía de derechos sobre sus hijos e incluso sobre sí mismas. De hecho, podía ser puesta a la venta o abandonada por su marido arbitrariamente. No tenía opción al divorcio aún siendo víctima de abuso por parte de su marido. Las mujeres carecían de estatus en la sociedad y no eran respetadas como esposas, madres o hijas. De hecho, a las hijas se las consideraba inútiles y a menudo se les asesinaba al nacer. La educación que recibían era escasa o nula y no disfrutaban de voz ni voto en asuntos religiosos, al considerarse su capacidad limitada en el ámbito intelectual y espiritual.
33:35
"Alá ha preparado perdón y magnífica recompensa para los musulmanes y las musulmanas, los creyentes y las creyentes, los devotos y las devotas, los sinceros y las sinceras, los pacientes y las pacientes, los humildes y las humildes, los que y las que dan limosna, los que y las que ayunan, los castos y las castas, los que y las que recuerdan mucho a Alá"

Este versículo por sí solo elimina cualquier aspecto de inferioridad que fue impuesto a las mujeres por los hombres y por otras Escrituras. El Corán, además, asegura la igualdad de la mujer a nivel espiritual, intelectual, social y económico. Los derechos de la mujer también han sido salvaguardados por el Profeta al tratar él mismo a las mujeres con honor, amabilidad y dignidad según los mandamientos de Dios.

EL REPUDIO


La palabra árabe que se utiliza en este caso significa despedir. El hombre es libre para despedir a su mujer. No tiene que dar explicación de por qué lo hace; sin embargo, cuando esto se produce, el hombre sabe que se romperan las relaciones entre las dos familias. En caso de divorcio pronunciado por el marido, éste deja marcharse a su mujer con la totalidad de la dote que recibió de él.
Sin embargo, la ley está lejos de fomentar el repudio. Una tradición conocida declara que "el repudio es las más odiosa de las cosas lícitas". Por otra parte, el Corán insiste en las reglas de justicia que hay que observar, en los procedimientos de reconciliación , en caso de rumores o de amenaza de ruptura del vínculo matrimonial.
En caso de divorcio o de viudedad, la mujer debe esperar unos meses antes de casarse de nuevo, para que el marido esté seguro de que no está embarazada y pueda establecerse con seguridad la paternidad del futuro niño. Durante ese plazo y, si está embarazada, hasta el nacimiento y el final de la lactancia, el marido que repudia está obligado a asegurar la manutención de su esposa.

65:6
" ¡alojadlas, según vuestros medios, en vuestra misma vivienda! ¡No les hagaís daño con ánimo de molestarlas! Si están embarazadas, proveedles de lo necesario hasta que den a luz. Si la criatura que crían es vuestra, retribuidles como es debido y llegad a un acuerdo decoroso. Si encontráis alguna dificultad, entonces, tomad un ama a cuenta vuestra."


En caso de repudio, si el marido lamenta su decisión y si su antigua mujer sigue libre, puede volver a tomarla; pero si la repudia por tres veces, no podrá volver a tomarla hasta que ella se haya vuelto a casar con otro hombre y haya vuelto a quedar libre.
En caso de divorcio, la custodia de los hijos se le confía a la madre mientras son pequeños, a no ser que ella sea indigna. Luego los hijos vuelven automáticamente al padre.

EL MATRIMONIO TEMPORAL
Durante la vida del profeta, los árabes conocían un tipo de matrimonio concertado para un período de tiempo limitado. Se llamaba mut’a, que significa “disfrutar”. Los sunnitas, enseñan que este tipo de unión fue admitida al principio, pero que luego la prohibió el profeta. Por eso los sunnitas la prohiben en la actualidad. Al contrario, los chiítas la consideran como una forma lícita de matrimonio y en las obras del ayatolá Jomeini, por los años 1970-1980, se encuentran alusiones a este matrimonio. En cierta ocasión habla de un matrimonio concluido para diez días. El ayatolá vería incluso en este matrimonio temporal una solución a los desórdenes morales que supone la educación mixta en las universidades y en los establecimientos escolares de los últimos años de secundaria. Los sunnitas no comparten estas ideas.

Visitas

Avisos Clasificados Buenos AiresTurismo OnlineAvisos Clasificados Gratis en Brasil