Adéntrate y descubre la historia y la cultura árabe e islámica.


sábado, 17 de mayo de 2008

EL AGUA EN LA ALHAMBRA

La Alhambra se extiende en unos 5.000.000 de metros cuadrados que ocupa casi la mitad del centro de Granada. La Alhambra es única en el mundo ya que refleja una realidad compleja y singular al encontrarse en el centro de un recinto urbanístico. De este modo si se hubiera construido en otro lugar no hubiera tenido el mismo encanto, su situación de poder es uno de sus valores más privilegiados ya que es un mirador desde el cual se observa todo el movimiento en la ciudad y el cual puede observarse desde abajo como una imponente fortaleza militar.


Un concepto importante para entender esta fortaleza son las extraordinarias infraestructuras hidráulicas que dan vida a toda esta zona ya que antes de la construcción de éstas era un paraje remotamente habitado. El paisaje, es decir, el trabajo cultural hecho por el hombre está muy marcado por las impresionantes construcciones para hacer llegar el agua del río Darro hasta los palacios y jardines. Los musulmanes se fijaron en esto de los romanos y con ello se hizo posible la vida en esta zona. Todo esto lo sabemos al descifrar las inscripciones de la Alhambra.

Dentro de esta fortaleza nos encontramos muchos y muy diferentes palacios que utilizan el agua para crear belleza y arte. Un denominador común de la mayoría de ellos es la construcción de una alberca en la parte delantera, junto frente al pórtico de entrada al mismo. Esta alberca permite que se vea reflejada en sus aguas la decoración de la fachada principal. Suelen ser patios rodeados de plantas y árboles y flanqueados a ambos lados por las fachadas detalladamente labradas con motivos florales o caligrafía árabe. Las fachadas normalmente son simétricas lo que da una sensación de orden y gran belleza al conjunto.



Un buen ejemplo de esto es el “Patio de los Arrayanes” en el Palacio de Comares que recibe su nombre por las plantas que se encuentran a ambos lados de la alberca y que puede verse en la fotografía. El reflejo de la construcción en el agua de la alberca da una grandiosidad única al conjunto.





El Generalife es el palacio real .Es el primer lugar por el que pasa la acequia desde el Darro hasta la Alcazaba y riega sus huertos y jardines. El edificio esta adaptado para la entrada con caballos y acondicionado para sus necesidades, seguidamente encontramos un patio interior que esta comunicado con el patio del Generalife. Este tiene una planta con forma de crucero alargado como queriendo acompañar a la acequia y convirtiéndose en rectángulo.




En “el patio de los Leones” debía de haber habido una alberca ya que en uno de los
poemas se habla de un horizonte donde se reflejan maravillas por lo tanto se considera que las maravillas que se reflejan en la alberca no es más que la bella arquitectura de este palacio real. En la actualidad esta alberca se debe encontrar bajo todas las plantas del pequeño jardín en que se ha convertido este patio que en su época de mayor esplender debió ser mucho más grande pero las construcciones del palacio de Carlos V hizo que se empequeñeciera bastante así como le restó protagonismo y belleza dándosela a su palacio cristiano.

Visitas

Avisos Clasificados Buenos AiresTurismo OnlineAvisos Clasificados Gratis en Brasil