Adéntrate y descubre la historia y la cultura árabe e islámica.


martes, 9 de octubre de 2007

Castigos ejemplares

- “En este año fue crucificado en la calzada, a las puertas del alcázar de Córdoba, el arquero cristiano conocido por Abu Nasr, uno de los hombres del rebelde Ibn Hafsun que, en días de ´Umar, se había hecho famoso por su puntería para alcanzar blancos remotos, que rara vez fallaba, con lo que vinieron a morir por su mano muchos musulmanes y se le temió grandemente. Por aquel entonces fue hecho prisionero y traído a puertas de palacio, ordenando el sultán se le crucificase y asaetara por el daño que había hecho a sus hombre y a cuantos combatieron a los malvados que defendía: una vez izado en el leño, a la vista del nutrido público que reclamaba su sangre, fue acribillado por las saetas de los arqueros, hasta ser alcanzado en puntos vitales y atravesados sus miembros, acabando con su malvada vida y quedando en el madero como un erizo durante varios días, hasta que se ordenó bajarlo y quemar sus restos, lo que se cumplió para satisfacción de la gente, a Dios gracias.” [Año 313 (29 marzo 925-18 marzo 926) en Ibn Hayyan de Córdoba. Crónica del califa ´Abdarrahman III an-Nasir entre los años 912 y 942 (al-Muqtabis V), traducción, notas e índices por Mª J. Viguera y F. Corriente, Zaragoza, 1981, p. 154]

- “En este año se hizo el sultán con los Banu Turina, los criminales que habían matado a los correos en el camino de la Marca, inflingiéndoles el terrible castigo de la hoguera y el degüello, …”, [Año 321 (1 enero 933-21 diciembre 933) en Ibn Hayyan de Córdoba. Crónica del califa ´Abdarrahman III an-Nasir entre los años 912 y 942 (al-Muqtabis V), traducción, notas e índices por Mª J. Viguera y F. Corriente, Zaragoza, 1981, p. 245]

2 comentarios:

Ana Belen Inesta dijo...

Sin duda un castigo ejemplar con el que a más de uno le desaparecerían las intenciones de llevar una vida como la de Abu Nasr.
A mi parecer es un castigo muy al estilo de "ojo por ojo, diente por diente", pues Abu Nasr se dedicaba a matar gente con sus flechas y, una vez capturado, fue muerto de la misma manera.
No puedo ignorar la cruda, aunque en parte chistosa, descripción de la muerte de este "malvado": "fue acribillado por las saetas de los arqueros, hasta ser alcanzado en puntos vitales y atravesados sus miembros, acabando con su malvada vida y quedando en el madero como un erizo durante varios días, hasta que se ordenó bajarlo y quemar sus restos".
El castigo de los Banu Turina parece que se practicaba bastante a menudo, pues apenas le dedica dos líneas a su descripción.

Juan Saumell dijo...

Es más que obvio que el relato destaca por la descripción de el castigo más que por la situación o por los personajes. La verdad es que llega ser desagradable (desde mi punto de vista) y aunque da la sensación de que es una barbarie, estoy bastante seguro de que en la época ese tipo de castigos eran comunes en todos los lugares, donde se practicaba el islam y donde no se practicaba. También me llama la atención la práctica de la quema funeraria, más que por otra cosa que por ignorancia, ya que no sé si era un procedimiento normal, si una falta de respeto en la muerte, o una forma de diferenciar entre cristianos y musulmanes.

Visitas

Avisos Clasificados Buenos AiresTurismo OnlineAvisos Clasificados Gratis en Brasil