Adéntrate y descubre la historia y la cultura árabe e islámica.


viernes, 5 de noviembre de 2010

La verdad de Soraya M.



Dos hombres bajo el sol de Irán se dirigen al lugar del cual todos huyen, son solo dos titiriteros que llevan un rectángulo de tela verde, que comparten una estola y tomándola por dos de sus cuatro puntas. La tela juega con el viento entre ellos, dirige sus brazos caídos.
Se detienen junto a una pila de cantos ensangrentados, de espaldas al tumulto, colocados frente a frente, agarrando la tela por sus cuatro puntas. La levantan, la ofrecen al sol elevando sus brazos lentamente y la sacuden sin fuerza, luego la dejan caer, cubriendo el cadáver semienterrado de una mujer desconocida.

Los malabaristas vuelven al tajo, las mujeres lloran en las puertas de sus casas.




"... ¿no os acordáis de mi?
Soy Soraya (...) estuve en vuestras casas,
soy vuestra esposa, vuestra madre, vuestra hija."


Decir "estos días" es decir "y cuándo no" se habla de la falta de derechos de las mujeres. Algunas, incluso, nos atrevimos a ser frívolas con este asunto, a preguntar a nuestras compañeras si algún día dejaríamos de hablar
de crisis financiera y empezaríamos a hablar de otras crisis. Hoy debemos disculparnos por ello, por hablar de hablar y dejar que otras se ensucien las manos en nombre de todas aquellas que sufren La violencia.


"The Stoning of Soraya M." es una película basada en hechos reales, adaptación del libro La Femme Lapidée, escrito por el periodista Freidoune Sahebjam (de origen franco-iraní) que se convirtió en best-seller mundial tras su publicación en 1990.


Conoceremos a Soraya a través de Zahra que, después de la ejecución, aprovecha la presencia del periodista (Jim Caviezel) en un apartado pueblo de Irán para intentar que se lleve con él su voz para que "todo el mundo sepa" lo que allí ha sucedido, tal y como fue orquestado contra su amiga.
Estos hechos sucedieron en Irán en 1986, cuando Sahebjam se encotraba investigando los crímenes de la República Islámica de Irán contra la comunidad bahá'i y el uso ilegal de niños en la guerra Irán-Irak, así encontró el pueblo donde Soraya fue acusada de adulterio por su marido, declarada culpable y condenada a morir lapidada.


La historia dirigida Cyrus Nowrasteh, tachada por algunos críticos maniqueos de "espectáculo"
busca, sin duda, la belleza sin dejar de lado la dramática historia ni a la verdadera protagonista, interpretada por los inquietantes ojos negros de Mozhan Marnò
(Soraya). No es el cuento de una lapidación bonita ni sugerida, es temible, agónica, dramática, colorida, sensible, y reitero mi aplauso al bellísimo y contínuo diálogo de miradas entre Soraya y Zahra (Shohreh Aghdashloo), pues me parecieron de una expresividad estremecedora.



"...Un hombre solo, una mujer
así tomados, de uno en uno
son como polvo, no son nada."

José Luís Goytisolo - Palabras para Julia

Visitas

Avisos Clasificados Buenos AiresTurismo OnlineAvisos Clasificados Gratis en Brasil