Adéntrate y descubre la historia y la cultura árabe e islámica.


domingo, 8 de junio de 2008

Experiencias de un noble sirio. 1.- Lanzazos memorables


“De lanzazos famosos traeré a colación este: un kurdo al que decían Hamadán, un viejo amigo, fue con mi padre a Ispahán a la corte de Malik Sah. El kurdo ya era viejo, cegatón y tenía dos hijos crecidos. “Hamadat –propuso mi tío ´Izz ad-Din-, estás anciano y débil.

Nos has servido y así adquiriste derechos con nosotros. Si te quedases en tu mezquita –tenía una a la puerta de casa-, inscribiríamos a tus hijos en las listas de nuestros estipendiarios y te entregaríamos dos dinares al mes y una carga de harina mientras te encargaras de tu mezquita.”, “Sea, príncipe”, aceptó Hamadat, pero aquel acomodo no le duró mucho y fue a ver a mi tío: “Emir, por Dios, no puedo constreñirme a estar sentado en casa. Prefiero que me maten a caballo a morir en mi cama.” “Como quieras”, se avino mi tío y ordenó le volvieran a pagar la soldada como antes.Apenas pasaron unos días cuando el de Cerdeña, señor de Trípoli, nos atacó. Los nuestros corrieron a su encuentro; Hamadat, que era uno de los que cargaban, se detuvo en un altozano mirando hacia la alquibla y un caballero franco lo acometió por el oeste. Alguien de los nuestros le advirtió: “¡Hamadat!”, y él se tornó y vio cómo el caballero venía directo. Entonces encaró su yegua al norte, lanza a manteniente contra el pecho del jinete franco, y lo ensartó. El franco se retiró colgado del pescuezo del caballo, a punto de expirar. Al terminar la batalla Hamadat dijo a mi tío: “Príncipe, si Hamadat se hubiera quedado en la mezquita, ¿quién habría sido capaz de un lanzazo así?” Aquí recuerdo las palabras de al-Find az-Zimmani:

“¡Qué magnífico lanzazo para un viejo decrépito y acabado!
Tal golpe me ha rejuvenecido, aunque los de mi edad no gusten de armas.


Usama b. Munqid, Libro de las experiencias, Gredos, Madrid, 2002, trad. Almudena García Algarra, p. 84-85.



Usama ibn Munqid (1095-1188). Fue un príncipe que vivió en tiempos de “Las Cruzadas”. Nació y creció en Sayzar, fortaleza situada a unos 20 km. al norte de la ciudad siria de Hama y de la que todavía quedan en pie algunas ruinas. Participó en diversas guerras y batallas en el complejo entramado político interconfesional de su época. Además de en Sayzar, vivió e intrigó en las cortes de Damasco y el Egipto fatimí. Al final de su vida conoció y trato con Saladino y escribió, a sus noventa años, su Libro de las experiencias, donde recoge recuerdos y anécdotas de su intensa vida. Una parte de la obra está dedicada a la caza, el gran placer de señores, reyes y nobles en la Edad Media.


Imágenes: 1- escena de las Cruzadas, 2.- Malik Shah, fue el último de los sultanes selyuquíes que consiguió mantener unificados sus dominios. Su gobierno estuvo dominado por la personalidad de su visir, Nizam al-Mulk, de origen persa. 3.- Portada del libro de las experiencias.
Al-Find az-Zimmani: poeta preislámico.



Mapa de la zona de Hama, en la actualidad.

Visitas

Avisos Clasificados Buenos AiresTurismo OnlineAvisos Clasificados Gratis en Brasil